POSTAL FUTURISTA

En el chip tienen toda tu vida, desde tus pensamientos, deseos y sueños hasta tus acciones más cotidianas. Saben dónde estás en todo momento. No hay manera de escapar. Si quieres puedes viajar hasta la periferia, un Anillo Acuático de millones de hectáreas rodeado de todos los ambientes naturales, donde se realizan todas las actividades a la intemperie. Detrás del Anillo ya estás fuera. Cuentan historias terribles de gente que ha intentado pasar al otro lado. Nadie ha vuelto para contarlo. Así que nos quedamos en la seguridad de este mundo de cristal. Nadie se hace preguntas porque está prohibido pensar. Cualquier pensamiento analítico es interceptado por el chip y tu código de barras se enciende dando la señal en la central. Nadie viene a buscarte, sería demasiada energía. Simplemente te cambian el pensamiento desde el ordenador nuclear. Los ingenieros lograron la tecnología y energía necesarias para construirlo. Luego fueron asesinados para que nadie supiese cómo desactivarlo. Desde entonces no hay países, ni culturas, ni diferencias, ni distintas monedas. Todos somos iguales antes Dios, o mejor dicho ante el Ordenador Nuclear, que controla a todo el mundo. No hace falta trabajar porque no existe el dinero, pero en cambio es necesaria la energía, que es obtenida con nuestra actividad física. Con nuestra energía alimentan al Ordenador y todo el excedente se invierte nadie sabe en qué. Así que nos pasamos la vida ejercitando la musculatura. Es una tiranía del deporte. De esta forma nos tienen contentos y saludables. Corremos, nadamos, pedaleamos, peleamos en el ring, hacemos pilates, yoga, senderismo, alpinismo, surf, incluso ajedrez. Hacemos el amor como nunca. Cualquier contracción y estiramiento muscular que hagamos, por pequeño que sea, es captado por nuestro chip interno y enviado en forma de energía al Ordenador, que va nutriendo y aumentando su poder. Todo fluye, no hay guerras ni hambre, ni crímenes. Incluso la contaminación ha pasado a la Historia. Nos alimentamos con pastillas de todos los gustos, texturas y colores. Cada una nos aporta los nutrientes y vitaminas necesarios para vivir. A cambio nunca podemos parar de movernos. Quien sobrepasa la hora de descanso entre cada actividad deportiva es aniquilado por un dron invisible, que lo es para no crear estrés en nosotros sintiéndonos vigilados y así poder movernos con un ritmo más sostenido. Por la noche seguimos haciendo deporte. Nos han modificado los genes y los bioritmos de nuestros cuerpos, así que cada día es igual: Una hora de actividad, una hora de descanso y así sucesivamente hasta contar veinticuatro. Y pasadas estas veinticuatro, otras veinticuatro más hasta el infinito. Se optimiza así el flujo energético.

Un día una chica se hizo con una bicicleta todo terreno con la intención de explorar el límite. Nadie le podía decir nada, pensó, ya que es posible hacer deporte hasta el gran río, que constituye la frontera natural con el Exterior. Toda la psicología humana está catalogada en el Ordenador Nuclear, todos sus patrones de comportamiento. Están tratados de manera aleatoria, así que de los ocho caracteres principales se establecen mezclas y matices que se acercan muchísimo a la compleja realidad de la psicología humana. Para hacer seres sumisos el Ordenador elimina la capacidad de análisis. Aunque a veces… (continuará).

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s